Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Ruth Forman.
Novela de Jan Potocki.
Taller literario.

¡El tiempo se está acelerando!
Relato de Ambrose Bierce.
Relatos del simbolismo francés.


Cómo tu FUTURO puede afectar y cambiar tu PASADO


Cómo tu FUTURO puede afectar y cambiar tu PASADO.




Todos sabemos, o fingimos saber, que que el PASADO es la causa de lo que ocurre en el FUTURO. Es decir que si hoy nos levantamos de la cama es porque anoche nos fuimos a acostar.

Simple: CAUSA Y EFECTO.

Pero esta creencia solo tiene validez si además consideramos que el tiempo fluye únicamente en una sola dirección. El pasado es, justamente, algo que pasó, algo inexorable, que no podemos cambiar.

Sin embargo, existe una posibilidad de CAMBIAR EL PASADO, una posibilidad que nada tiene que ver con la Máquina del tiempo; ya que no es necesario viajar al pasado para cambiarlo.

En todo caso, para cambiar el presente, tanto el Doc Brown como Marty McFly no debieron haber viajado al pasado en el DeLorean, sino al futuro.

De eso se trata la teoría de la RETROCAUSALIDAD, o Causalidad Inversa; la cual sostiene que es el futuro el que cambia el pasado.

A nivel subatómico, al menos, el porvenir afecta y hasta cambia por completo el pasado; lo cual nos permite entregarnos mansamente al determinismo: las cosas suceden por por algo, y ese algo no está en el pasado, sino en el futuro.

En otras palabras, no es la causa la que determina el efecto, sino al revés.

De acuerdo al PRINCIPIO DE INCERTIDUMBRE de la mecánica cuántica resulta imposible conocer todas las propiedades de una partícula en un momento determinado. Si, por ejemplo, se mide con exactitud la velocidad en la que esa partícula se está moviendo, o cuál es su ubicación, se pierde precisión en otras mediciones.

Pero hay algo más que ocurre en la escala cuántica: las partículas pueden existir en más de un lugar al mismo tiempo... hasta que un aparato de medición las observa.

Entonces las cosas se ponen todavía más extrañas.

La TEORÍA DEL TIEMPO SIMÉTRICO explica por qué la diferencia entre dos partículas idénticas solo puede ser hallada en el futuro; es decir que la información del futuro es la que afecta las características del presente.

Para tratar de entenderlo pensemos en un partido de fútbol.

El resultado de este partido es, según nuestra concepción del tiempo, algo que ocurre al final y que no altera lo ocurrido anteriormente, es decir, el desarrollo del juego.

Sin embargo, los resultados de los experimentos a escala subatómica indican lo contrario: las mediciones que se realizarán al final afectan las que se efectúan en el presente.

Es como si el resultado de un partido de fútbol alterara las acciones del juego que acaba de terminar.

Esto se conoce como RETROALIMENTACIÓN DEL FUTURO, algo que cambiaría por completo nuestra concepción del tiempo al explicar cómo el futuro afecta lo que ocurre en el presente; es decir, en el pasado, desde una perspectiva futura.

Si alguien nos pide, por ejemplo, que señalemos con el dedo hacia el futuro, es probable que alcemos la mano y desde nuestra perspectiva apuntemos hacia adelante. Lo mismo ocurre con el pasado. Es probable que señalemos hacia atrás, hacia nuestras espaldas.

En términos físicos, nos gusta pensarnos en el presente, que caminamos hacia adelante, y que es imposible retroceder hacia el pasado.

Lo mismo ocurre cuando tratamos de objetivar al tiempo sobre un plano, por ejemplo, sobre una hoja de papel: el futuro siempre es representado a la derecha, el presente en el centro, y el pasado a la izquierda.

Pero en el universo las cosas no son tan simples: el futuro no está adelante, ni el pasado atrás, y ciertamente nosotros no estamos en el medio de nada.

La RETROCAUSALIDAD señala que el estado último del universo está definido, y que este se extiende desde el futuro hacia atrás para afectar su inicio.

El BIG BANG, por ejemplo, es el comienzo del universo en el TIEMPO UNIDIRECCIONAL, en el cual habitamos, pero no es este el único flujo temporal. En el TIEMPO SIMÉTRICO, el fin del universo, o su forma definitiva, también existe, y es esa forma la que condiciona su comienzo.

Antes de que los detractores religiosos formulen sus objeciones, es importante señalar que la RETROCAUSALIDAD implica que el universo ya tiene un final programado, que a su vez influye sobre toda la cadena de sucesos del TIEMPO UNIDIRECCIONAL hacia su estado final.

En otras palabras: el destino existe.

Lo paradójico, y a la vez asombroso, es que ese destino no es una consecuencia, sino un causa, un HECHO del porvenir que atrae al universo y su pasado hacia él.

Ahora bien, si el FUTURO ya existe, ¿hasta qué punto podemos hacer algo para cambiarlo?

De acuerdo a esta teoría, no veremos cambios en el futuro de la humanidad como consecuencia de nuestras acciones en el presente, sino que nuestro futuro es en realidad el que está influyendo sobre nuestro presente.




Fenómenos paranormales. I Misterios miserables.


Más literatura gótica:
El artículo: Cómo tu FUTURO puede afectar y cambiar tu PASADO fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

«Aún cuando tomaras un pedazo de tiempo»: Ruth Forman; poema y análisis





«Aún cuando tomaras un pedazo de tiempo»: Ruth Forman; poema y análisis.




Aún cuando tomaras un pedazo de tiempo (Even If You Grab A Piece of Time) es un poema de amor de la escritora norteamericana Ruth Forman (1968- ), publicado en la antología de 1998: Renacimiento (Renaissance).

Predecible, quizás; pero también sensible, brillante y sumamente elegante. De eso se trata Aún cuando tomaras un pedazo de tiempo, uno de los mejores poemas de Ruth Forman.




Aún cuando tomaras un pedazo de tiempo.
Even If You Grab A Piece of Time, Ruth Forman (1968- )

Conjura algo hermoso,
toma este día,
naciste con manos que hacen hilar
el talento para los sueños y hacerlos realidad.

Haz rodar las horas como el hilo,
teje algo que te haga sentir pleno,
y grande y abierto a hablar.

Haz de este día tu propio cuadrado
en el edredón de la vida,
tan resplandeciente que haga brillar
todos tus años hasta ahora,
haz que este día sea como uno de los siete de Dios.


Conjure something glowing
Take this day
You were born with hands for spinning
Talent for dreams and making them real

Roll the hours like yarn
Spin something that makes you feel full
And big and open to talk

Make this day your own square
In your own life quilt
So shining it brighten the whole of your years
This far
Make this day like one of God's seven.


Ruth Forman (1968)




Poemas góticos. I Poemas del tiempo.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Ruth Forman: Aún cuando tomaras un pedazo de tiempo (), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

¿El día dura en realidad solo 16 HORAS?


¿El día dura en realidad solo 16 HORAS?




¿Usted es una de esas personas que nunca tiene tiempo?

¿Las 24 horas del día sencillamente no le alcanzan para realizar todas sus actividades y obligaciones?

¿Sus fines de semana duran lo que un flato en una jaula? ¿Sus vacaciones pasan volando?

Pues bien, si efectivamente usted se encuentra en esta categoría, por fin puede relajarse un poco, porque el TIEMPO SE ESTÁ ACELERANDO.

No nos referimos aquí al advenimiento de tiempos nefastos, milenaristas, o a propuestas formuladas por aficionados que aseguran conocer al detalle las profecías del calendario Maya. Por el contrario, es una parte de la ciencia ortodoxa la que afirma que EL TIEMPO SE ESTÁ ACELERANDO en el universo.

Y más aún, si las 24 HORAS del día no le son suficientes para realizar sus tareas cotidianas, tranquilo, quizás las 24 HORAS actuales sean, en realidad, apenas 16 HORAS en relación al tiempo de hace unas pocas décadas.

Existen dos puntos de referencia para estudiar la posibilidad de que nuestras 24 HORAS sean en realidad 16 HORAS. Repasemos:

El primero está relacionada con la Resonancia de Schumann, básicamente el conjunto de picos en la banda de ELF, o baja frecuencia del espectro electromagnético de la Tierra. Podemos pensarlo como el pulso electromagnético regular de la planeta, cuyos históricos 7,83 ciclos por segundo han ido aumentando considerablemente a partir de 1980.

Durante milenios la Tierra giró sobre su propio eje a 7,8 hz.; pero desde la década de los '80, vaya uno a saber por qué, el ciclo se aceleró, llegando a rozar los 12 hz. en la actualidad. Si estos cálculos son correctos, el día que vivimos como si fuera de 24 HORAS en realidad tiene 16 HORAS; lo cual explicaría por qué todo el mundo anda tan apurado.

El segundo punto de referencia consiste en en la expansión del universo, cuyas distancias interestelares son cada vez más grandes. Pero el problema es todavía más complejo que eso.

La ciencia puede medir esas distancias; del mismo modo en que puede medir la velocidad de la luz, la cual es constante, ¿pero qué ocurre con el tiempo?

¿Acaso es posible medir un cambio en el tiempo?

Supongamos que la duración del día terrestre, que para nuestros relojes dura 24 HORAS, fuese haciéndose más corto. Supongamos ahora que esa aceleración del tiempo llega, por ejemplo, a las 16 HORAS DIARIAS, o a las 12 HORAS, o a 1 HORA de tiempo por día. ¿Qué ocurriría?

Teóricamente no podríamos darnos cuenta de que nuestro día está durando 16 HORAS. Tampoco si de repente empezara a durar 36 o 48 HORAS. Sencillamente no contamos con las herramientas para medir un cambio en el tiempo si ese cambio se está produciendo mientras estamos intentando medirlo.

Pero la expansión del universo sí puede medirse, y las distancias interestelares se ensanchan cada vez más, mientras que la velocidad de la luz continúa siendo constante, ¿entonces podría ser que el TIEMPO ESTÉ ACELERÁNDOSE?

Todos sentimos que el tiempo "se mueve" más rápido de lo que solía hacerlo, a tal punto que muchos investigadores afirman que lo que un ser humano percibía en 1980 como un período de tiempo de 24 HORAS, actualmente se percibe como si fueran 16 HORAS.

Ahora bien, si el DÍA DURA EN REALIDAD 16 HORAS, ¿cómo es posible que nuestros relojes continúen midiendo el tiempo en segundos, minutos y horas, llegando a redondear un día entero en 24 HORAS?

No es fácil desbaratar nuestra concepción del tiempo, y menos aún poner en duda las herramientas que lo miden.

En cualquier caso, la posibilidad de que el DÍA TENGA SOLO 16 HORAS no significa que a las 24 HORAS tradicionales se le hayan amputado ocho; sino que el tiempo, básicamente una CUARTA DIMENSIÓN, esté siendo percibido a un ritmo más y más acelerado.

Las horas tienen la misma cantidad de minutos, y estos la misma cifra de segundos, solo que cada una de esas medidas estarían encapsulando a un lapso tiempo que transcurre más rápido de lo que solía hacerlo.

Dicho esto, es importante señalar un par de objeciones que los defensores de la TEORÍA DEL DÍA DE 16 HORAS no se han tomado el trabajo de responder.

Para que el tiempo se acelere, o se ralentice, tiene que ocurrir un evento difícil de imaginar: que la velocidad de la luz cambie; y hasta el momento no se ha podido probar que la velocidad de la luz haya sufrido alguna variación desde que el inicio del universo.

A favor de la candorosa hipótesis de que el día dura 24 horas podemos argumentar que, de acuerdo al testimonio de testigos respetables, no estaría amaneciendo a las tres de la tarde.

También es verdad que los cambios en el tiempo de duración del día terrestre varían constantemente. Algunos estiman que el día se alarga unos 17 microsegundos por año, lo cual equivale a un segundo más por día cada 59.000.años. En retrospectiva, y debido a los cambios en la influencia del sol y la luna sobre nuestro campo gravitatorio, el día hace 600.000.000 de años duraba alrededor de 22 horas.

Más allá de estas cuestiones, lo más importante, creemos, es no entregarse a la desesperación. El tiempo, como tantas otras cosas, es relativo; y una hora, aunque fuese la última que tengamos por delante, tal vez sea más que suficiente para disfrutar de la eternidad.


Para ver el mundo en un grano de arena
y el cielo en una flor silvestre
abarca el infinito en la palma de tu mano
y la eternidad en una hora.

(To see a World in a Grain of Sand
And a Heaven in a Wild Flower,
Hold Infinity in the palm of your hand
And Eternity in an hour)

William Blake: Augurios de inocencia (Auguries of innocence)




Fenómenos paranormales. I Parapsicología.


Más literatura gótica:
El artículo: ¿El día dura en realidad 16 HORAS? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com