10 grandes poemas de nostalgia: poesía para nostálgicos


10 grandes poemas de nostalgia: poesía para nostálgicos.




Pensar en una serie de poemas de nostalgia nos remite a sentimientos tales como la melancolía, la tristeza, pero sobre todo al recuerdo del pasado. Incluso podemos pensar que todo recuerdo es nostálgico, porque aún cuando recordamos los momentos más felices de nuestra vida lo hacemos sabiendo que estos ya no regresarán.

En cualquier caso, la nostalgia es algo así como la combinación entre recuerdo y ausencia; una mezcla de emociones que produce dolor, pero también añoranza por un tiempo ya perdido, por personas que nos han dejado atrás, o que nosotros hemos dejado en el camino.

En cierta formal, la nostalgia es como mirar por encima del hombro y ver el pasado desde otra perspectiva. Es por eso que la poesía de la nostalgia es, en definitiva, una total y absoluta redundancia. Sin nostalgia no hay hecho poético.

La etimología de la palabra nostalgia hace referencia a ese dolor por lo que ha quedado atrás. Proviene del griego nostos, «regreso»; y algos, «dolor». Es decir, el dolor frente al deseo de regresar. No en vano los griegos utilizaban esta palabra para referirse al amargo sentimiento de los que se encontraban lejos de su tierra.

La poesía y la nostalgia van de la mano; y a continuación vamos a desarrollar algunos ejemplos fundamentales al respecto. Estos son, a nuestro modesto entender, los 10 mejores poemas de nostalgia en nuestra biblioteca:




1- Recuerda (Remember, Christina Rossetti)

Recuérdame cuando haya marchado lejos,
muy lejos, hacia la tierra silenciosa;
cuando mi mano ya no puedas sostener,
ni yo, dudando en partir, quiera todavía permanecer.
Recuérdame cuando no haya más lo cotidiano,
donde me revelabas nuestro futuro planeado:
solo recuérdame, bien lo sabes,
cuando sea tarde para los consuelos, las plegarias.
Y aunque debas olvidarme por un momento
para luego recordarme, no lo lamentes:
pues la oscuridad y la corrupción dejan
un vestigio de los pensamientos que tuve:
es mejor que me olvides y sonrías
a que debas recordarme en la tristeza.



2- Acuérdate de mí (Remember Me, Lord Byron)

Llora en silencio mi alma solitaria,
excepto cuando esté mi corazón
unido al tuyo en celestial alianza
de mutuo suspirar y mutuo amor.

¡Acuérdate de mí!... Cerca a mi tumba
no pases, no, sin regalarme tu plegaria;
para mi alma no habrá mayor tortura
que el saber que has olvidado mi dolor.

Oye mi última voz. No es un delito
rogar por los que fueron. Yo jamás
te pedí nada: al expirar te exijo
que sobre mi tumba derrames tus lágrimas.



3- Cuando seas vieja (When You Are Old, W.B. Yeats)

Cuando seas vieja, gris y cansada,
y cabeceando junto al fuego tomes este libro,
y lentamente leas, soñando con la mirada suave
que tus ojos un día tuvieron, con sus profundas sombras;
cuántos adoraron tus instantes de alegre gracia,
y amaron tu belleza con amor falso, o verdadero;
pero un hombre amó el alma peregrina en tí,
y amó las penas de tu rostro que cambiaba.
E inclinándote junto al resplandor de los leños,
murmures, un poco triste, cómo huyó el amor,
cómo flotó lejos sobre las montañas,
y escondió su rostro entre una multitud de estrellas.



4- Hojas marchitas (Hojas marchitas, Rosalía de Castro)

Las rosas en sus troncos se secaron,
los lirios blancos en su tallo erguidos
secáronse también,
y airado el viento arrebató sus hojas,
arrebató sus hojas perfumadas
que nunca más veré.

Otras rosas después y otros jardines
con lirios blancos en su tallo erguidos
he visto florecer;
más ya cansados de llorar mis ojos,
en vez de llanto en ellos, derramaron
gotas de amarga hiel.



5- La primera vez que me besó (The First Time He Kissed Me, Elizabeth Barrett Browning)

La primera vez que él me besó,
Fue sobre estos dedos que ahora escriben;
Y desde entonces han crecido en pura palidez,
Lentos para estrechar otras manos,
Y lascivos para acariciar sus labios
Mientras los ángeles suspiran.
Aquel anillo de amatista
Permanece lejos de mi vista,
Desde que ese primer beso
Bendijo su antiguo hogar.
El segundo pasó más alto que su ancestro,
Y buscó la frente, fallando a medias,
Derramándose sobre mis cabellos,
Superando toda recompensa.
Esa fue la cima del dolor,
La corona misma del amor.
Con santificadas dulzuras
Procedió el tercero,
Sobre mis labios, presionándolos
En un púrpura suave, perfecto.
Desde entonces, ciertamente,
He dicho plena y orgullosa:
Mi Amor, sólo mío.



6- Cuando esté muerta (When I am Dead, my Dearest, Christina Rossetti)

Cuando esté muerta, mi amor,
No cantes tristes canciones para mí,
No plantes rosas en mi cabeza
Ni sombríos cipreses:
Sé la hierba verde sobre mí,
Con rocíos y gotas, mójame;
Y si te marchitas, recuerda;
Y si te marchitas, olvida.

Ya no veré las sombras,
No sentiré la lluvia,
No escucharé al ruiseñor
Cantando su dolor:
Y soñando a través del crepúsculo
Que no crece ni desciende,
Felizmente podría recordar,
Y felizmente podría olvidar.



7- Yo soy (I Am, John Clare)

Yo soy: sin embargo, lo que soy nadie conoce o le importa,
mis amigos me abandonan como a un recuerdo perdido;
yo soy el consumidor de mis males,
se levantan y desaparecen en el anfitrión inconsciente,
como sombras en el amor y el olvido de la muerte;
¡y sin embargo, yo soy! Y vivo como las sombras echadas

en la nada del desprecio y el ruido,
en el mar vivo de los sueños despiertos,
donde no hay sentido de la vida ni alegrías,
pero el gran naufragio de los afectos de mi vida;
siempre los más queridos —los que más amé—
son ahora extraños, más y más extraños todavía.

Añoro lugares donde el hombre nunca haya pisado;
un sitio donde ninguna mujer haya sonreído o llorado;
para vivir allí con mi creador, Dios,
y dormir como dormí dulcemente en la infancia:
yaciendo imperturbable y despreocupado;
la hierba debajo, encima el cielo abovedado.



8- Amor enterrado (Buried Love, Sara Teasdale)

He venido a enterrar al amor
debajo de un árbol,
en el bosque negro y alto,
donde nadie pueda verlo.

No pondré flores en su cabeza,
ni una lápida a sus pies,
pues esos labios que tanto amaba
fueron amargos, nada.

No volveré al sepulcro,
pues el bosque es frío.
Reuniré toda la alegría
que mis manos puedan abarcar.

Estaré todo el día bajo el sol,
donde los salvajes vientos soplan,
pero lloraré por las noches,
cuando no haya nadie para escuchar.



9- En retrospectiva (From Retrospection, Charlotte Brontë)

Sueña lo que el tiempo nos ha arrebatado
Cuando la vida se encontraba arriba,
Sueña con aquel súbito ladrón sobre nosotros,
Como las salvajes estrellas que declinan
La revelación llegará ese mismo día,
Subiendo con el brillante y fiero Sirio:
Oh, así como tu creces, y como las escenas
Cubren este mundo frío con oscuras formas,
Mi espíritu se fortalece con cada cambio
Antes de alzarme ante el Señor de las criaturas.

Cuando me senté bajo una extraña bóveda de árboles,
Con la Nada como compañía, sin amor ni amigos,
Mi corazón se volvió de pronto hacia ti,
Y sentí tu amistad, un lazo suave sobre mis manos.



10- Cuando tenía veintiún años (When I was One-and-Twenty, A.E. Housman)

Cuando tenía veintiún años
oí a un sabio decir:
Regala coronas, libras y guineas,
pero nunca tu corazón.

Regala perlas y rubíes, pero
mantén en libertad tus fantasías.
Tenía veintiún años
y era inútil aconsejarme.

Cuando tenía veintiún años
lo oí decir otra vez:
El corazón fuera del pecho
nunca se entrega en vano,
Se paga con abundantes suspiros,
con infinitos lamentos.
Ahora tengo veintidós años,
Y, oh, es verdad, es verdad.




Poemas góticos. I Antologías poéticas.


Más literatura gótica:
El artículo: 10 grandes poemas de nostalgia: poesía para nostálgicos fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Sidney Lanier.
Relato de Joseph von Eichendorff.
Índice de relatos góticos.

Microficción.
Relato de Robert Louis Stevenson.
Índice de relatos góticos.